Saltar al contenido
  • por
Portada » Blog » Carbonatación del hormigón. ¿Qué es?

Carbonatación del hormigón. ¿Qué es?

A menudo, cuando nos encontramos con grietas, fisuras o desprendimientos en una estructura de hormigón armado, su causa es la carbonatación. Pero… ¿Qué es esto de la carbonatación? ¿Es grave? Analicémoslo.

En primer lugar, hay que decir que la carbonatación es un proceso natural. El hormigón es una material de naturaleza porosa y que contiene hidróxidos de calcio, de potasio y de sodio. La carbonatación se trata de una reacción química que se produce cuando el hidróxido de carbono reacciona con el dióxido de carbono y forma carbonato cálcico insoluble: Can(OH)2 + CO₂ -> CaCO3 + H₂O

Dicho de otra manera, es un proceso que sucede al hormigón en determinadas condiciones de humedad y porosidad, donde se produce una bajada del pH del propio hormigón.

Cuando baja el pH del hormigón (coeficiente que indica el grado de acidez o basicidad de una disolución), también baja la alcalinidad y, por lo tanto, la capacidad de neutralizar ácido, el que se traduce en una menor resistencia enfrente el ataque de un ácido. Por lo tanto, a menor pH, menor es la capacidad del hormigón para proteger las armaduras, pudiendo dar lugar a un proceso de oxidación de las armaduras de acero.

Es justamente esto el que tenemos que evitar: que las armaduras se oxiden, puesto que pueden perder la capacidad resistente y, a la vez, expandirse hasta romper el hormigón que las recubre.

Ejemplo de forjado con nivel avanzado de carbonatación.

¿Cuál es el pH habitual del hormigón?

El pH habitual del hormigón para garantizar una buena protección se encuentra entre 12,5 y 13,5. Con un pH inferior a 9 podríamos considerar que las armaduras se encuentran expuestas a posibles problemas de oxidación, por el que habría que plantear su rehabilitación.

¿Cómo podemos saber si sufrimos carbonatación?

Se puede realizar el test de fenolftaleína. La fenolftaleína es un indicador del pH de un elemento, de forma que podemos rociar el hormigón para ver como reacciona. Si el pH es superior a 9, se vuelve de color rosado, de manera que podríamos determinar que el pH todavía es bastante alto. De lo contrario, si no cambia de color, quiere decir que el pH es inferior a 9, lo cual nos indicaría que el hormigón sufre carbonatación.

Ejemplo de test de fenolftaleína in situ.

¿Cuáles son las principales causas de la carbonatación?

Las principales causas son:

  1. Utilización de hormigón de baja calidad, que resulta en una mayor porosidad, facilitando la penetración del CO₂ y la reacción antes comentada.
  2. Presencia de agua, puesto que esta reacción se da en presencia de humedad. La presencia continua de agua favorece la carbonatación.
  3. Poco recubrimiento de hormigón alrededor de las armaduras, que causa que la carbonatación afecte a las armaduras con mayor rapidez.

- ¿Cómo actuar frente a la carbonatación?

El primer paso es contactar con un técnico especializado en rehabilitación de edificios. En García-Fraile Arquitectura hemos realizado muchas rehabilitaciones de este tipo.

En primer lugar, resultará preciso realizar un diagnóstico del estado de la estructura, para valorar la mejor forma de rehabilitarla. La actuación dependerá de si la carbonatación ha llegado a oxidar la armadura de acero, afectando por lo tanto a su resistencia. En este caso, habría que eliminar el óxido, pasivar la armadura existente y valorar su refuerzo. Resultará preciso, por lo tanto, redactar un proyecto técnico específico para cada caso. Contáctanos sin compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.